» Desde su clínica en Aracena, lo único que espera es que otros profesionales tomen como ejemplo esta propuesta “para que, entre todos, salgamos de la crisis, ayudándonos mutuamente”.                              14 mayo 2013
 Mari Paz Díaz. 

La solidaridad de Francisco Rivero Aparicio no ha pasado desapercibida desde que Huelva Buenas Noticias se hiciera eco a través de lacrónica de Fermín Cabanillas de la historia de este veterinario que regenta una clínica en Aracena. Y es que la iniciativa de Rivero Aparicio no ha dejado indiferente a nadie, después de que ideara un método para evitar sacrificios de animales consistente en regalar la mitad de su trabajo a los desempleados. El objetivo de su propuesta es que los animales enfermos sean atendidos antes de que sea demasiado tarde.

En concreto, Rivero Aparicio ha ideado una iniciativa para ofrecer descuentos a las personas que se encuentran en paro. El único requisito para beneficiarse de esa rebaja en el servicio que se le presta a las mascotas de familias que lo estén pasando mal con la crisis es acreditar con la tarjeta oficial de desempleado del SAE su situación. La iniciativa surgió, según nos comenta el propio veterinario, cuando “empiezo a notar que los clientes vienen con sus mascotas para una consulta con una patología que están padeciendo desde hace 15 días, un mes, e incluso, 4 y 5 meses”. Es decir, Francisco Rivero asegura que “las mascotas venían en un estado muy deteriorado, tanto que a veces, debido a los gastos que conllevaría el tratamiento, se eutanasian por decisión del dueño”.

La crisis económica también ha venido provocando casos de aquellos dueños que traían su mascota pronto, pero, por falta de dinero, no podían llevar a cabo el tratamiento, por lo que el destino era el mismo en ambos casos. Y es una verdadera pena -apunta el veterinario serrano-, teniendo en cuenta que “algunas de las patologías que me encuentro podrían haber sido evitadas si el dueño hubiese continuado con las medidas preventivas que se recomiendan, como por ejemplo, la vacunación anual, desparasitaciones, protecciones externas, etcétera”.

Para Rivero, todo ello provoca que los veterinarios en determinados momentos se convertían en mataperros, ya que “ante la situación económica, la gente espera a que se recuperen por sí solos”.

“Al ver esto, pensé que hay que hacer algo para ayudar a las mascotas, ya que, por desgracia, todo depende del dinero y había que echar una mano a esas familias que lo están pasando mal, ayudándoles a reducir los costes que consisten en llevar mascotas a la clínica”, ha indicado.

Por este motivo, desde la clínica, “lo que pretendemos es que los dueños de mascotas sigan viniendo a la clínica y continúen con las medidas preventivas o bien facilitarles los tratamientos. Por ello,realizamos hasta un 50% de descuento en los servicios veterinarios, para personas desempleadas acreditadas”. En concreto, el descuento se realiza “en función de si son parados de larga duración”. Una medida que, además, afecta “a todas las facetas de mi trabajo, así como a pruebas como vacunas, radiografías, ecografías o cirugías, de modo que lo aplicaré sobre lo que son mis manos y mis ojos”.

Con ello, este veterinario afirma que “hay gente que no tiene dinero y sacrifican a los animales, una situación que hay que evitar porque por el hecho de que tengan una pata rota o una colitis no se deben sacrificar, porque ni he estudiado para eso ni es el camino a tomar”.

Una importante acogida a esta iniciativa. Por el momento, la campaña de esta clínica ha tenido muy buena acogida: “En un principio, me imagino que la gente por vergüenza o por no saberlo no se pasaban por la clínica, pero en la actualidad cada día son más los que preguntan por las ofertas y a los que ayudamos”.

Tanto es así que el perfil de personas que se han acogido a estos descuentos especiales es muy variopinto, al ir desde chavales de 25 años a señoras de 55 años aproximadamente. Por este motivo, Francisco Rivero se muestra muy satisfecho con la respuesta que está recibiendo y agradece la difusión que está teniendo esta actividad, puesto que están llegando felicitaciones de personas de múltiples lugares, como México, Barcelona, Islas Baleares, Badajoz, Cáceres o Burgos, entre otros.

Ahora, Francisco Rivero Aparicio lo único que espera es que otros profesionales veterinarios tomen como ejemplo esta iniciativa “para que, entre todos, salgamos de esta crisis, ayudándonos mutuamente”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »